viernes, 30 de marzo de 2012

II Ruta Quiñones

Salvo que el cielo reviente con un mar de cristales sobre el casco histórico de Cádiz, mañana sábado, 31 de marzo, tendrá lugar la II Ruta Quiñones, organizada por los escritores Blanca Flores y Juan José Téllez, y a la que nos sumamos encantados un buen número de escritores, artistas, cantaores, cantautores, periodistas, profesores... que conocimos, en persona o en sus escritos, a Fernando Quiñones. La inciativa, que en la convocatoria del año pasado fue un éxito, pretende reivindicar el nombre de un escritor injustamente olvidado. Aquí os dejo el programa. Si estáis cerca, estáis invitados:


Hora: A las 10.00 horas en la Plaza de la Catedral. Casa Hidalgo. Punto de encuentro.

Interviene: Pepa Parra. Por la Fundación Caballero Bonald.

(Manifiesto por el reconocimiento de la población civil a Fernando Quiñones).

10.35: Mijitas del Freidor, calle Flamenco.

Interviene: Antonio Serrano Cueto.

Poema leído por Paco Camas de la Asociación Argónidas

10.45 horas: Muelle de Cádiz. Junto al emplazamiento del Vaporcito.

Intervienen: David Palomar y Anabel Rivera

Interpreta: Antonio Estrada

Lee: Carmen Sánchez por la asociación de personas lectoras

11.00 horas: Monumento a las Cortes de Cádiz. Bicentenario.

Intervienen: Javier Osuna y el cantautor Paco Medina.

Subida por las murallas de San Carlos. Alameda.

11. 15 horas: Plaza de Mina. Museo.

Intervienen: Inma Márquez y Antonio Flor

Lee: Representantes de Indocencias: José Luis Rubio y Rosario Sánchez…

11.30 horas: APC. Reivindicamos la faceta periodística del Quiñones articulista.

Interviene: Fernando Santiago (Presidente de la Asociación de la Prensa de Cádiz)

Emilio López Mompell (Periodista y amigo del Poeta)

Marieta Cantos (Profesora de la UCA y estudiosa de su obra)

Cecilia Martínez Bienvenido (coautora de El baúl del pirata)

12.00 horas: Casino Gaditano

Intervienen: Ana Rodríguez Tenorio, Ripoll y Fenández Palacios. Canta: Nacho Moreno.

Crónicas del Al-Ándalus. Y otras anécdotas…

12.30 horas: Oratorio de San Felipe. Más Cádiz, Iberoamérica y más Bicentenario.

Interpretan: Alejo Martínez y Las damas del 3x4

Alberto Ramos (Experto en Bicentenario, Catedrático de Historia de la UCA)

Lectura de un texto de Amalia Vilches por Paloma García

13.00horas: Teatro Falla. Alcances o concurso Carnaval

Interviene: Antonio Martínez Ares.

13.30 La Caleta

Presentación que Quiñones hizo al libro de Osuna y Erasmo Ubera sobre las piedras de La Caleta.

Alfonso Baro. Cantautor.

Valcárcel.

Compromiso ciudadano. Intervienen: Miguel Ángel García Argüez y Fernando Lobo

14 horas: Monumento a Quiñones y Peña Juan Villar. (Presidente de la Peña)

Ofrenda floral y de arenques.

Intervienen: Familia Quiñones, Luis Quintero, Juan Gómez Macías

Interpreta: Mariana Cornejo y Carmen de la Jara

Tras la comida, a partir de las 15. 30 intervienen representantes de colectivos, asociaciones literarias de la provincia y otros invitados como los grupos La Canalla y La Buena Mujer, el saxofonista Pedro Cortejosa y Javier Ruibal. Joaquín el Niño de Sola.

Colectivos: Pléyade, Indocencias, Azahar, Sostenes, Colectivo de Personas Lectoras, Fundación Caballero Bonald, Fundación Quiñones... Resto de adhesiones en el blog.

Gráficos: Jap Peralta y Fermín Aparicio.

Cartel: Juan Gómez Macías

Edición de carteles: Eduardo Albaladejo de El Boletín.

martes, 27 de marzo de 2012

Cuestiones lapidarias (1): "El Junco"

Todas las ciudades se afanan por exhibir la nombradía de sus hijos ilustres. En las capitales de provincia, y más aún en las que disponen de ateneos literarios, culturales y científicos, dicha exhibición se canaliza en una notable afición a rotular las fachadas con nombres y gestas sobre fondo lapidario. En Cádiz, ciudad antigua y pródiga en la mostración de sus propios méritos, abundan, en una curiosa mezcolanza, la memoria de numerosos próceres del XVIII, navegantes y aventureros ultramar, literatos y músicos, cantaores flamencos y bailaoras descendientes de las puellae Gaditanae que hacían las delicias en Roma en tiempos de los Balbo. Trabajo para artesanos del mármol y la cerámica. Pero he aquí que dicho soporte, además de exigir buena caligrafía y una acertada distribución de las letras, requiere que el texto esté exento de errores ortográficos, erratas y otras anomalías, so pena de que estos pervivan junto con las gestas o acontecimientos invocados. Así sucedió en esta placa dedicada a un espigado bailaor, que resultó ser también coregrafo.

(Placa en la calle Suárez de Salazar. Cádiz. Fuente: Silenos)

domingo, 25 de marzo de 2012

Pereira no pudo sostener a AntonioTabucchi

Sostiene Pereira que nunca se le ocurrió escribir una necrológica anticipada de su autor porque su padre literario era luz imperecedera. Sostiene que estaba escribiendo la efemérides de Novalis, acompañado de una tortilla a las finas hierbas, en su despacho del Lisboa, cuando sobre la ciudad se desató una lluvia triste de primavera. Sostiene Pereira que entonces sonó el teléfono.









(Fotografía tomada el 7/4/2010, durante un encuentro
literario en el programa de Les Mille-Feuilles (París): http://mille-feuilles.fr)

viernes, 23 de marzo de 2012

Una caricatura universitaria

Era lunes y todos volvíamos a la universidad después de la semana de Carnaval. Al entrar en clase sorprendí a un grupo de alumnos alrededor de un compañero sentado en la primera fila. No debieron de percatarse de mi llegada, pues estaban de espaldas a la mesa del profesor. Me acerqué y les pregunté qué ocurría. El alumno que atraía sobre sí las miradas curiosas tapó disimuladamente un folio con las manos. Le pedí que me mostrara aquello tan preciado que escondía. Me fui hacia la mesa en silencio, propiciando un instante de expectación en todos. Imagino que el joven caricaturista temió que la exhibición pública de su arte le saliera cara. Me dirigí de nuevo hacia él (hacía esfuerzos por contener la risa) y le espeté con autoridad: "Mañana quiero tres copias firmadas". Rompieron todos a reír. Desde entonces tengo la caricatura colgada en la pared de mi despacho de la facultad, a la vista de todos. El alumno se lamaba Jairo y además era buen estudiante. Hoy es profesor de instituto.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Celebración para la poesía / La poesía como bálsamo

Día Internacional de la Poesía. Tres niños y un adulto asesinados a balazos en Toulouse. Un atentado con decenas de muertos ayer, en Irak. Matas, a prisión por corrupción. El chófer del ex-consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, a prisión con su jefe, por corrupción múltiple. Camps afirma estar en forma para hacerse con las riendas del Gobierno. La vergüenza nacional de los políticos, cuyos cinismo y mediocridad se han vuelto endémicos. El juego archisabido de los sindicatos en las vísperas de una huelga general... ¿Puede la poesía mitigar el horror y la náusea? ¿Es la poesía una invitación a la fuga del poeta, del lector? ¿Qué es la poesía, para que hoy se la celebre entre naciones?

domingo, 18 de marzo de 2012

"Fuera pijamas" en Documenta Mínima


Documenta Mínima se hace eco de mi Fuera pijamas. Se trata de un blog que nace con el propósito de "reseñar todos los libros dedicados a esos subgéneros supuestamente menores, las microformas". Como podrá verse, los autores del blog no hacen reseñas críticas, sino que reproducen alguno de los textos de los libros seleccionados. Un eco de la publicación que siempre se agradece.

viernes, 16 de marzo de 2012

Los niños de Heverlee

En verano de 1997 y en invierno de 2009 pasé sendos períodos de tres meses en Lovaina, la ciudad universitaria flamenca, donde conservo a algunos buenos amigos. Seis meses de convivencia con los belgas que ya forman parte de mi vida. Desde allí viajé en innumerables ocasiones a Bruselas, en algunas a Gante, Brujas, Lieja, Namur, Malinas y otras poblaciones más pequeñas. Algunos fines de semana paseé por el barrio de Heverlee, que es una suerte de prolongación de Lovaina hacia el sur. Como aquella mañana de domingo en la que visité, dando un rodeo por calles para mí nuevas, la Abdij van Park ("Abadía del Parque"). Lo recuerdo claramente porque por primera vez me había dejado crecer la barba hasta un límite intolerable. Hoy contemplo las fotos que hice entonces con profunda tristeza. Yo soy padre, pero no es necesario serlo para sentir un escalofrío de terror al pensar en los niños. Los pobres niños de Heverlee. Mi abrazo, amigos belgas.

(Abdij van Park, Lovaina, Heverlee. Fuente: Silenos)

domingo, 11 de marzo de 2012

Cuando las islas emergen

Entre los versos de la Eneida que a menudo me vienen a la memoria están aquellos del libro II en los que se da cuenta de la ubicación de Ténedos, isla del Egeo visible desde las costas de Troya:

Está a la vista Ténedos, isla de de notabilísima
fama y rica en recursos mientras el reino de Príamo perduraba.
Ahora solo bahía y refugio poco fiable de naves.

En el año 2005, de viaje por Creta, me detuve a contemplar desde la sinuosa carretera del norte esa otra isla mítica que se divisa enfrente, Día, donde algunos autores antiguos situaban el abandono de Ariadna por el pérfido Teseo. La isla asomaba su inmensa giba en medio de la bruma marina.
.....Entre las lecturas que alterno estos días figuran Por último, el cuervo, los cuentos rurales en tiempos de guerra de Italo Calvino, y
Le Horla y Contes du jour et de la nuit, un volumen de cuentos de Maupassant que leo en edición de Gallimard para refrescar mi francés. Uno mezcla lecturas breves por el placer de la alternancia y porque el cuerpo exige tal o cual texto en función de alguna reacción química ignota. Pero a veces acontece una confluencia extraña, una suerte de maridaje sobrevenido sin más explicación que el capricho del azar. El cuento "Hombre en tierras yermas" de Calvino comienza con la visión de Córcega desde las costas de Italia, mole solo visible en las mañanas claras y valorada así por el narrador: "Córcega es una tierra pobre, más pobre que la nuestra, nadie ha ido nunca y nadie ha pensado nunca en ir". Apenas veinticuatro horas después, leía "Le bonheur" de Maupassant, relato de un amor fugitivo desterrado en la misma Córcega, ahora vista desde la costa francesa "dans certaines conditions d'atmosphère exceptionnelles", y descrita por el narrador como un lugar inhóspito, varado en un tiempo rudo y primitivo. Que Calvino conocía la obra de Maupassant es un hecho, como evidencia que lo recogiera en su antología Cuentos fantásticos del XIX, y es posible que esta visión costera de Córcega como un secarral se deba al autor francés. Y que Ténedos es un referente en el imaginario mítico de las islas inquietantes, tampoco ha de ponerse en duda. De vez en cuando, como me ha ocurrido en estos días, las islas emergen para recordarnos que siguen ahí, situadas en el límite entre dos mundos: el tangible y el otro, el que se nos escapa siempre porque se envuelve en la capa mágica de la neblina.

(Isla de Día vista desde Creta. Fuente: Silenos)

viernes, 9 de marzo de 2012

La calle de entonces

Tal vez entonces quisimos ser de otra manera. Mi calle de correr era entonces la misma que la de Pablo, porque la infancia carece de geografía. Tal vez entonces esa calle ya crecía, se ensanchaba alejando sus aceras, trazaba líneas, cruces, un laberíntico paisaje por donde asomaba el mundo de los otros. Tal vez el tiempo debería haberse detenido entonces, al menos un largo instante, para darnos ocasión de preparar el viaje, aparejar lo necesario para subsistir y desechar todo lastre. Tal vez la vida no pesaría tanto ahora y podríamos seguir corriendo por la calle, la calle de entonces.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Cine de familia

Hoy traigo a los Silenos el trabajo de dos de mis hermanos, José Manuel, cineasta, y Dolores, compositora. Porque el primero ha dirigido el largometraje documental Contra el tiempo y ella ha puesto su música. Es un homenaje a los actores y actrices de edad en buena parte olvidados por la industria.

martes, 6 de marzo de 2012

Libros, libros... poesía, poesía...

Hace poco más de una semana recibía en mi correo La poesía es un fondo de agua marina (Los Libros de la Frontera, 2011) y Absurdos principios verdaderos (March editor, 2011), libros de poesía que me enviaba generosamente su autor, Santiago Montobbio. Hoy me he encontrado con nuevos libros en el casillero, todos ellos gentileza de ese mecenas de la poesía que se llama Javier Sánchez Menéndez, pues son hijos de su sello editorial (Ediciones de la Isla de Siltolá): El mar del otro lado, de Olga Bernad; Después del siglo XX, de Fernando Ortiz; El llanto de los boxeadores, de Fernando Sanmartín; y Versión original, de Antón Castro. Tantos envíos hacen que me sienta abrumado, porque van precedidos por una imagen de mí que no se si se corresponde con la realidad: la de un lector que sabrá apreciar lo que tiene en sus manos, bien que a veces le cuesta valorar lo propio, lo que ha de acabar en otras manos. En cualquier caso, he empezado a leerlos y en breve dejaré aquí constancia de mi impresión de, al menos, un par de ellos.

viernes, 2 de marzo de 2012

Julia y Consuelo Gay

Acabo de leer los poemas elegíacos que José Agustín Goytisolo compuso por la muerte de su madre, Julia Gay, víctima de los bombardeos de la aviación fascista italiana que apoyaba desde el aire a las tropas insurrectas de Franco. Ocurrió en el Paseo de Gracia, en Barcelona, el 17 de marzo de 1938. Goytisolo, que entonces tenía solo diez años, consagró más tarde dos libros, El retorno (1955) y Final de un adiós (1984), al dolor por la pérdida y a la rabia por una muerte injusta, violenta, prematura. Hay poemas bellísimos en estos libros, que permiten reconstruir, entre la vigilia y el sueño, en una atmósfera a veces brumosa y lejana, entre la ciudad y la arboleda, la imagen de Julia Gay. Los lazos familiares me llevan ahora a empezar un librito que tenía olvidado en mi bliblioteca (acaso por ser extremadamente delgado entre volúmenes corpulentos): Poetas muertas. Consuelo Gay (EdG, 1999), cuya introducción firma Luis Goytisolo, acompañada por un prólogo de Elvira Huelbes. Se trata de la única hermana de Julia y tía, por tanto, de los Goytisolo. Paso, pues, de las elegías en honor a Julia a los ocho poemas que escribió Consuelo. De momento, transcribo un poema de José Agustín que me ha conmovido especialmente:


NO EN TU CASA

Sucedió que la muerte
por doquiera imperaba.
No en tu casa no en otra,
no alrededor de nadie.

Estaba allí tendida

como un pájaro inmenso.
Sucias manos querían
todo el país su nido.

Y sucedió sin aire

sin luz que por tal odio
la multitud de afanes
le dio sentencia y forma.

Se cumplieron las suertes

nada quedó en su sitio.
Porque hirieron cegaron
asesinos de luces.


(J. Agustín Goytisolo, Elegías a Julia Gay (Visor, 1999)