miércoles, 30 de diciembre de 2015

Fin de Año con libros propios y ajenos

Acaba un año que, siendo justo, podría calificar de notable. Bueno en lo profesional, muy grato en lo literario. He publicado dos libros que me están dando sus alegrías: Después de Troya y París en corto, y he puesto el colofón a un poemario que espero vea a luz en los próximos meses. Sigo, piano piano, con varios proyectos iniciados hace tiempo que me llevo para el otro lado del umbral. Y ha habido muchas y buenas lecturas. Destaco solo cuatro que, todavía hoy, recuerdo gratamente y aconsejo vivamente:
...
- Cristian Crusat, Solitario empeño (Pre-textos, 2015). Cuentos atípicos, comunicantes y comunicados, donde se abren puertas que llevan a lo onírico, o a la extrañeza evocada con metáforas que destellan como pájaros azules. Y bien escrito, lo cual es no solo imprescindible en literatura, sino ejemplar en el páramo habitual de la mediocre escritura.
... 
- José Mª. García López, Pasolini o la noche de las luciérnagas (Nocturna Ediciones, 2015). Entre la novela y la biografía, interesante acercamiento a los últimos años del cineasta desde la investigación de su asesinato. El deambular por las calles de Roma tiene una atmósfera gris que seduce y envuelve. Muy bien escrito, lírico a veces, barroco otras, en un presente de indicativo que percute como una culpa.
...
- María Belmonte, Peregrinos de la belleza. Viajeros por Italia y Grecia (Acantilado, 2015). Grecia e Italia como lugares de obligada meta cultural, social y placentera. Una prueba que debía ser superada por cualquier aristócrata o joven inquieto que se preciara de ser algo más que un lugareño. Johann Winckelmann, Wilhelm von Gloeden, Axel Munthe...). La misma Grecia a la que hoy llegan hordas de inmigrantes fue, desde el siglo XVIII, el destino de una clase acomodada, curiosa y algo libertina.
...
- Antonio Rivero Taravillo, Lo que importa (Renacimiento, 2015). De cuanta poesía he leído de Rivero Taravillo, acaso su mejor libro. La vida cotidiana asomada al verso en algunos poemas; en otros, los lugares del recuerdo, el rey traducido tiempo ha, la mirada sutil (la pincelada certera) sobre el mundo: "Invierno. El tren / abre la cremallera. Campos desnudos". Y la impostura central de ese poeta llamado Humberto Fabbro.
...
Me llevo otras muchas lecturas y relecturas (J. E. Cirlot, JRJ, Italo Calvino, Perucho, Aurora Luque, Eloy Tizón, Borges, Stanislaw Lem, Iwasaki, Sergio Ramírez...) y aguardo a la noche de Reyes, en la que vendrán libros nuevos. Eso espero.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Un poema en El Ático de los Gatitos (proyecto solidario)


La incombustible poeta gaditana Charo Troncoso ha dado un paso más en su labor como editora modesta, artesana y laboriosa. Su revista cultural El Ático de los Gatos se ha convertido, por mor de una causa solidaria, en El Ático de los Gatitos. Es un número con contenido infantil, cuyos beneficios van destinados íntegramente al programa odontológico Proyecto en ruta, mediante el que dos gaditanos viajan por los países más pobres atendiendo la salud bucodental de los niños. Mi contribución ha sido este poema, que regalé a Charo cuando nació su hija Helena:
...


EN EL NACIMIENTO DE HELENA
... 
                                   Para Charo Troncoso
... 
Es voz que redondea la jornada,
prodigio que no ceja en el empeño
de seguir asombrándonos.
... 
Es luz tan diminuta en su grandeza,
que guarda un universo
de soles incipientes, el principio
atenuado del fuego.
... 
Es agua confinada en las orillas
del mundo, ese crisol que determina
la dulce placidez de los estanques.
... 
Es tierra con arraigos, raíz honda
que bebe desde dentro:
el árbol que mañana sombreará
el yermo desabrigo de tus años.
...
También colaboran en el número, entre otros, Inmaculada Moreno, Raquel Lanseros, Ángel Mendoza, José Mateos, Luis García Gil, Alejandro Pérez Guillén, Gema Estudillo, Yolanda Vallejo, Javier Osuna, Mirian Peralta, Eduardo Formanti, Stewart Mundini, Iván Cano.